Publicaciones

paperbackstack_550x498

Prefacio correspondiente al libro El Crimen: Teorías, escuelas y autores

Prefacio

  A lo largo de la Historia de la humanidad, el crimen ha estado siempre presente (asesinatos, robos, traiciones, conspiraciones, magnicidios, violaciones…) la lista es enorme. Incluso  la religión viene marcada por hechos criminales,  sin ir más lejos el fratricidio de Caín y Abel; o la justificación de  matar en nombre de Dios o Alá todavía en nuestros días.

  Pero la pregunta que nos hacemos  es, qué lleva  a una persona a cometer un delito (desde el asesinato más atroz al hurto más nimio) ¿Por qué? ¿Qué factores llevan al crimen? ¿Por qué no delinque la mayoría de la población? ¿Qué se define como delito? ¿Cómo castigar? ¿Cómo prevenirlo? Son las preguntas que han intentado responder los criminólogos a lo largo de la Historia con diferentes teorías.

  Al escribir este libro sobre las diferentes escuelas y teorías explicativas del delito, e investigadoras del crimen, he optado por hacer una clasificación tradicional: causas biológicas, psicológicas y sociales, a  pesar de que hoy en día este tipo de clasificación está superada. Considero que es la clasificación más práctica para que lo puedan entender aquellas personas que se adentran en el mundo de la criminología.

  Es importante reseñar que las teorías no son absolutas, sino que  están sujetas a nuevas observaciones que las pueden cambiar.[1] La observación de los hechos marca el conocimiento empírico. Esta forma de emplear el método científico proviene de las Ciencias Naturales, sólo que aplicado al conocimiento y estudio del comportamiento del hombre.  La mayoría de criminólogos pretenden o han pretendido encontrar una teoría que abarcara y explicara cualquier delito de forma absoluta; hasta la fecha se ha fracasado. Hirschi y Gottfredson apuntan que su teoría general de la delincuencia explica el delito, pero como dice Braittwaite, la teoría general debe estar complementada o reforzada con teorías particulares de delitos.

  Las modernas teorías  criminológicas toman aspectos del entorno social del sujeto para conocer el por qué de un determinado comportamiento delictivo, bien porque el delito  es una elección del delincuente (Teoría directamente relacionada con la escuela clásica) o porque el sujeto no sigue las normas sociales para conseguir sus objetivos, entonces estaríamos ante influencias sociales.

  La forma de reaccionar del individuo puede manifestarse violentamente, con lo cual hablamos de disposiciones agresivas que nacen en las deficiencias biológicas o en la inadaptación social del sujeto.

  Las  diferencias individuales  como son la edad, el sexo, la inteligencia, o la personalidad, también tienen su incidencia en el perfil criminal.

  La mejor manera de conocer métodos de comisión de delitos es aprendiéndolos de otros, porque la delincuencia como cualquier otro aspecto de la vida también se aprende; unas veces con un condicionamiento clásico, otras será el condicionamiento operante el que estimule el aprendizaje, o simplemente con la observación.

  Cuándo tenemos unas leyes y un sujeto dispuesto a no observarlas, estaremos ante un conflicto social que se manifiesta en una reacción contra las Leyes y Normas.

  Una última explicación del delito está formado por  las teorías integradoras (combina aspectos biológicos y ambientales, evolutivos, rasgos de personalidad, teorías multifactoriales) Se trata de saber, conocer y averiguar el motivo por el cual el sujeto escoge o es escogido para el camino delictual.

  Desde los inicios de la criminología científica son muchas las teorías expuestas, con diferentes corrientes de pensamiento, con diferentes observaciones y experimentos; por ello, mi propósito en este libro es compilarlas de forma somera, ofrecer una explicación resumida de cada una de ellas y acercar un poco más esta apasionante materia al estudiante o a cualquiera que tenga interés en conocer el mundo de la criminología.

  Como es natural no se debe entrar de lleno en las teorías sin antes detenerse en revisar el pasado de la criminología, cuando sólo importaba el delincuente y la víctima no se estudiaba, no se le tenía en consideración, sólo era el objeto del delito, o mejor dicho un objeto en el crimen.

 [1] Para Popper, una teoría jamás podrá ser verificada, pues siempre será posible una refutación futura. “El proceso científico consiste esencialmente en que algunas teorías son superadas y sustituidas por otras teorías. Esas nuevas teorías tienen que ser capaces de resolver todos aquellos problemas que habían resuelto las antiguas teorías, al menos tan bien como ellas…”

 

 

 Libro a la venta en Amazon   

Comments are closed.